Esta semana ha llegado el frío, ¡¿eh?! No sé si se quedará todo el otoño y también el invierno o, por el contrario, será fugaz, pero la verdad es que el frío ha llegado de golpe, mientras aún estamos digiriendo Halloween comiendo las castañas y los panellets en manga corta. La crema de calabacín es un plato saludable que me gusta mucho y, además, es muy fácil de preparar. Aunque el calabacín es una hortaliza que se recomienda comerla en verano, porque es su temporada, a mí me apetece especialmente cuando ya empieza a hacer frío y prefieres comer caliente.

La receta que ilustro se puede cocinar de varias maneras, pero yo suelo prepararla en versión sencilla. Los ingredientes son, básicamente, el calabacín, el queso y la zanahoria. Pero este último se puede obviar. Del mismo modo, si lo prefieres, para dar más consistencia al plato, la puedes acompañar con unos dados de pan frito que servirás dentro de la crema. Es tan fácil como cortar el pan en dados y dorarlos, con aceite, en la sartén. Pero yo prefiero no hacerlo para evitar las grasas saturadas derivadas de los fritos. ¿Vamos a ver cómo preparo la crema de calabacín?

Receta de crema de calabacín fácil, rápido y para chuparse los dedos.

20161110_receta-crema-calabacin_immamestre_cast

Como puedes ver, es una receta muy sencilla y práctica. El calabacín aporta muchas propiedades en el organismo tales como la Vitamina C, que nos ayuda a tener una piel sana y mantener las defensas activas. Por lo demás, esta hortaliza también es un buen antioxidante y, gracias a su alto contenido en agua, es una fuente de hidratación importante. Puedes saber más propiedades buscando por internet, pero yo las he aprendido de Ets el que menges (en catalán).

De pequeña, mi madre siempre había hecho crema de calabacín en casa. A mí no me apetecía especialmente, pero me gustaba comerme con los trocitos de pan frito. Con el tiempo, una se va haciendo mayor y ya no se puede permitir comer todo lo que quiere y, por tanto, he eliminado los picatostes de pan frito y he aprendido a distinguir los alimentos que me convienen de aquellos que me son completamente imprescindibles. Mi cuerpo me lo agradece. ¿Y a ti, te gusta la crema de calabacín? ¿Cómo la cocinas?

¡Buen provecho!

Signatura-posts-ImmaMestre2016