Que tenemos que cuidar el planeta, todos lo tenemos en la cabeza. Sin embargo, pocos son los que toman acción activa en llevarlo a cabo. ¿Te acuerdas de los Tamagotchi? ese juego de los ‘90s convertido en mascota virtual, a la que tenías que alimentar y cuidar para que siguiera viviendo? Yo nunca tuve uno. Tenía curiosidad, sí. Pero también pánico por verme incapaz de hacerlo bien. Sufría ansiedad solo de pensar que se me moriría. No quería esa responsabilidad. Sin embargo, ¿a cuánta gente conoces que tuvo uno? ¿Quizás tu también?

El concepto es muy similar si pensamos en nuestro planeta: se trata de cuidar para que siga viviendo, ¿verdad?

Empezar a apostar por el cambio para cuidar el planeta es más fácil de lo que piensas y lo tienes en tu propia casa. Al alcance de tu mano. Yo empecé comprando producto local, respetuoso con el medio ambiente y sostenible, pero he ido ampliando mis acciones con recursos que tengo a mi alcance y que son fácil de hacer. No me cuesta nada y en cambio, contribuyo mucho a cuidar el planeta.

Quiero compartirlas contigo, por si te encuentras en la misma situación o estás buscando información al respecto.

 

25 acciones sencillas que tienes a tu alcance para ayudar a cuidar el planeta donde vives

 

Empecemos por secciones:

Hace una semana, publiqué un post en IG compartiendo estas acciones, que son las que yo hago. Con los comentarios que recibí, me puse las pilas para aumentar mis acciones y seguir avanzando para cuidar el planeta. Los siguientes tres productos son los que me faltaban y los compré en Esturirafi. En dos días lo tenía en casa, listo para estrenar:

El producto que más necesitaba es el pack de 5 bolsas para los productos a granel. Suelo llevar la compra en bolsas de tela de algodón, pero en la tienda siempre me dan de plástico para los productos a granel. Así que ahora, ya puedo llevar mi ToteBag sin nada de plástico.

Además demás, de estos tres productos, también se propusieron más alternativas:

  • Serum y gel para revitalizar los rizos sin químicos y con ingredientes naturales (yo uso el pack de cocunat)
  • Jabón sólido para lavavajillas (éste lo tengo aún en la lista de pendientes) y otros productos de limpieza naturales
  • Comprar de forma local, de temporada y ecológico. 
  • Pensar siempre en el origen de los productos antes de comprar, tanto comestibles, ropa…
  • Ahorrar recursos (luz, agua, gas) cuando no sean necesarios
  • Utilizar un contenedor para compostaje. Así conviertes los residuos orgánicos en tierra fértil (esto ya es de nivel)

Pero esto no es todo. Hay que seguir avanzando y mejorando en nuestras aportaciones. Utilizar menos plásticos, consumir más conscientemente

Todas estas acciones están genial, pero reconozco que a menudo, la falta de información nos lo pone muy difícil. Por eso, creo que es importante antes de comprar, pensar siempre en la fórmula de las 3 R:

Sólo con eso, ya contribuyes mucho a cuidar el planeta.

Ahora que la empresa creadora de los Tamgotchi anunció que volverían a estar en el mercado, ya imagino un nuevo boom a lo Pockémon Go. Más plástico para nuestros mares. Pero esto, lejos de ser una crítica a esta empresa y a este producto, que la verdad, no tengo nada en contra, quiero que sea una reflexión de lo que podríamos llamarle el método Tamagotchi: cuidar el planeta para mantenerlo con vida.

Y así, quizás, cuando haya aprendido bien, bien, pero que muy bien, a cuidar el planeta, pueda permitirme el lujo de comprarme un Tamagotchi.

Porqué como diría mi amiga Thania Moreira, cuidar el planeta me hace sentir de puta madre.

¿Y a ti?