Mi mundo es reducido. Lleno de pequeños detalles. En mis diminutos aires de grandeza, alguien podría describirme como «La que solo conocen en su casa», pero dentro de mi minúscula, aunque más que adorada comunidad de seguidores, hicisteis brillar una ilustración por encima de todas. Fue un dibujo que no sabría decir si fue premeditado o fruto de la espontaneidad. Solo quería lanzar un mensaje y vuestra interacción me revolucionó por dentro. Que fuera la imagen que más me gusta tuviera en mi cuenta de instagram y compartida más veces, me dejó varios días pensando en el poder de las corazonadas y los pequeños detalles.

Cuando el poder de una corazonada te cambia el destino

Entre mis propósitos de año nuevo, ya te comenté que estaba el de planificarme mejor, así que hace un par de semanas, cuando programaba mis tareas para la semana siguiente, me vino a la cabeza mi yo del año pasado. Y mientras mi cara dibujaba una sonrisa tonta, yo me sentía importante y orgullosa de mi por tanto como había evolucionado en menos de 365 días. En parte, gracias al empujón que me dió Business Craft. E aquí una estrellita que intenta hacerse un hueco entre tanto firmamento estelar, pensé. Medité sobre mi mente voladora, siempre en las nubes y cantando. Es lo que les pasa a los emprendedores, dicen, ¿verdad? Suerte que a menudo hay alguien que me ayuda a poner los pies en el suelo y a canalizar todas esas emociones.  Así pueden destacar al máximo de una manera pensada y estructurada para no darte de bruces contra la pared o ir avanzando como pollo sin cabeza. Y eso, precisamente, es lo que quise expresar en la viñeta que te comentaba al principio. Lo tenía todo a punto: Dibujo hecho, programación para redes finiquitada, hastags apuntados y nervios que el día antes estan a punto de explotar, como cada semana. Pues bien… – ¡Paren máquinas, señores!, que he tenido una corazonada. – ¿Una corazonada ahora? ¿a menos de 24h de publicar? – ¡Sí, sí! Ahora. La viñeta confunde, así como la dibujé. Es mejor darle una vuelta y situarla dentro de un contexto. No se puede publicar. La compartiré al día siguiente. Y en seguida me puse a cambiarla.
Esta es la primera ilustración que dibujé. Me sentía feliz con el resultado, pero de un minuto a otro mi visión cambió. No le veía sentido por ningún lado. Ésta estaba vacía. El protagonista aquí, no son los sueños. Quedan en segundo plano ¿No crees? ¿Qué te aporta esta ilustración como espectador?
Ésta es la que salió publicada definitivamente. El hecho de exagerarla y ubicarla en un espacio (y nunca mejor dicho) me permitió darle potencia al mensaje y dotar a la fuerza de nuestros sueños, del protagonismo absoluto en la imagen. Un universo del que todos  formamos parte dejando volar nuestros sueños para conseguir brillar junto las demás estrellas. ¿Qué te transmite esta ilustración?
Como son las intuiciones, ¿verdad? Dime qué crees, sinceramente, que hubiera pasado si hubiese compartido la primera imagen en vez de la segunda. Yo no lo sé, pero tengo mis sospechas que no hubiera tenido tanta repercusión. Sin duda, esta ilustración es la que más ha gustado de mi galería. Ya ves el poder de los pequeños detalles. Un simple matiz y puede cambiar la visión del mundo de una forma tan drástica. No sé si esto es de lo que va la filosofía, pero a menudo me planteo estos dilemas. Yo, que suelo quedarme con los dos pares de zapatos porqué nunca sé cuál escoger, estas tacituras me dejan horas absorta en mis pensamientos. ¿Alguna vez has pensado qué hubiera sido de tu vida si en vez de vivir donde vives ahora, estuvieses en otro lugar? ¿O en vez de estar con tu pareja actual, hubieras continuado con tu ex pareja, o lo hubieras dejado todo por esa relación inacabada? ¿Alguna vez has imaginado tu vida si en el colegio, en vez de escoger letras hubieras escogido ciencias o viceversa? Esa es la importancia de los pequeños detalles: que lo que parece una insignificancia, puede causar efectos extraordinarios. Me gustaría pensar que es romanticismo, aunque quizá sea ingenuidad o demasiadas películas vistas, pero soy de las que cree que todo pasa por algún motivo. No hay casualidades, todo está conectado y todo tiene su razón de ser. En este caso, significa tanto para mí el simbolismo encerrado en esta ilustración, por su mensaje y por el momento en que vivo, que la llevé a imprenta para que imprimieran una lámina y la enmarqué para tenerla bien presente en mi estudio. Tu puedes verla, en mayor tamaño, en el webcómic Del país dels coixos, o conseguirla impresa, también, a través de la shop. El sábado pasado fui a ver La La Land, ciudad de las estrellas y, aunque iba con pocas expectativas (por eso de que cuando todo el mundo dice que está genial, luego vas tu a verla y te decepciona), he de decir que me encantó. No me quité la canción principal de la cabeza en todo el fin de semana. ¡Cómo te puede cambiar la vida si decides o bien luchar por tus sueños, o bien no hacer nada y dejar que la vida circule a su aire!. De nuevo los pequeños detalles juegan de las suyas. Así que un año más, seguiré trabajando duro para conseguir brillar en esta ciudad de estrellas. Y como me chifla cantar y tararear, aunque se me da fatal, y este post trata de los sueños, de hacerlos realidad, de la vida, de como te puede cambiar si escoges bien los pequeños detalles… le pongo precisamente la banda sonora de esta película. Te dejo con el tema principal para que también te transmita ese buen rollo y consigas hacer de tus sueños, una realidad.
Y ahora, creo que voy a buscar donde dan clases de Swing y Jazz en Barcelona o alrededores, porqué desde el sábado, al salir de cine, que no hago más que bailar y girar como si fuera Ginger Rogers junto a Fred Astaire y cantar… City of stars are you shining just for me… Si sabes de algún sitio, toda recomendación será bienvenida. ¿Será que bailar nos hace soñar e imaginarnos como protagonistas de acciones que nos gustaría que sucediesen? En mi caso, sin duda que sí. Y acto seguido busco la manera de hacerlo realidad. A menudo se queda sólo en un sueño bucólico, pero sienta de maravilla. ¿Imaginas tu paranoias por el estilo, o soy yo la única flipada? Un abrazo.
Te ofrezco el servicio de ilustración y diseño gráfico siempre fusionando ambas disciplinas. Me dirijo a gente como tú, con espíritu joven y con ganas de diferenciarse apostando por una gráfica de carácter alegre, desenfadada y jovial. Mi objetivo es trabajar tus inquietudes para que, al final del proceso, tengas un diseño con un estilo genuino y 100% personalizado a ti o a tu marca y a las necesidades de cada proyecto.

¿Te ha gustado el post de hoy?